Letra da Música

Cuando silbo, no me importa
Empaparme con los charcos.
Tengo sueños complicados,
Pero siempre dan la mano.

Tengo alguna, confidencia,
Con la tarde que se agota.
Nunca voy a conferencias,
Nunca cuento bien las horas.

Hago autodefinidos,
Me hacen gracia las palabras.
Y comparto con amigos,
La ventana y la persiana.

Y me toco el ombligo,
No se bien si he de decirlo.
Más bien lo hago como un crio,
Pero no le saco brillo.

He quedado en la playa,
Con un verso que me falta
Si no palpo sus escamas
Dormiré cerca del agua.

Meto goles, con la mano
Pero en cosas anodinas,
No conozco al adversario,
Ni tampoco al juez de linea

Me declaro selenita,
Cuando intuyo tus caricias,
No me gusta ir a misa,
Ni soñar en fila india.

Entre máquinas no puedo,
Decir nunca lo que pienso,
Dame un beso de velero,
Que de pronto, no te veo.

Entre pitos y flautas
Nos contamos batallas,
Los castillos se ganan
Con el cubo y la pala
Y con las manos mojadas...

Entre pitos y flautas
Nos contamos batallas,
Los castillos se ganan
Con el cubo y la pala
Y con las manos mojadas...

Y me gustan, las historias,
De montañas y de curvas.
Y el camino que se asoma
Sobre el mar cuando hay dunas.

Yo te busco a duermevela
Todo es hambre en la maleza,
Salen flores de las grietas,
Vendaval en mi cabeza.

Siempre hay algo que me empuja
A buscar tu voz desnuda
Susurrandome en la arena
Lo que tengo lo que queda

Y la plancha y la sotana,
Y la tela de la araña,
Caminar no saber nada
Pero nada hacia la balsa.

Entre pitos y flautas...

Me despido, con un beso,
Pero no de caballero.
Se me van los pensamientos,
No son muchos, pero fieros